martes, 29 de diciembre de 2009

El espíritu nacional

Llevo días desasosegado, recorriendo mi mente en busca de un recuerdo perdido que se me activó de forma inconcreta escuchando el mensaje de navidad del rey.
“Enorme potencial que, trabajando unidos, España encierra para nuestro futuro”; “unida y respetuosa de su rica diversidad”; “armónica convivencia”; “con orgullo y autoestima, sin caer en el desaliento”…
Por fin colisionan las sinapsis: las palabras, el estilo de aquel libro de FEN (Formación del Espíritu Nacional) con el que machacó mi infancia un siniestro profesor…
El gris húmedo, desolado y lacerante de la mañana se está colando por las rendijas de las ventanas del salón. Ya me llega a la cintura.

2 comentarios:

  1. Cautivo y desarmado... feliz año nuevo guerrillero!!!

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja! Igualmente, Javi (y mira a tu espalda; el enemigo está cerca).

    ResponderEliminar