jueves, 21 de enero de 2010

Una penosa caricatura

Me comentan -no tengo hábitos de lectura perniciosos - que el viejo Santamaria ha vuelto a la carga en su página con una cuchufleta más dedicada, naturalmente, a quienes tienen una visión de la cocina abierta, amplia, prospectiva y fantasiosa. Efectivamente, ahí está. Loco de olvido, cada vez con formatos y tonos más caricaturescos y underground, se ha descolgado con un "decálogo" de grosera ironía que no es más que la expresión desolada de quien va viendo desparecer el suelo bajo sus pies.
Resulta fascinante ver lo que la envidia, la maldad y la desesperación son capaces de hacer en una mente adulta...

19 comentarios:

  1. Una mente adulta, quiero perfeccionar, y enferma.

    ResponderEliminar
  2. Falto de inspiración me sentía, pero con la lectura que acabas de brindarme las palabras parece que impiezan a fluir...

    Contra "decálogo": manos a la obra.

    ResponderEliminar
  3. Lo prometido es deuda:

    http://brillat-savarin.blogspot.com/2010/01/contra-el-decalogo.html

    ResponderEliminar
  4. Qué putada compartir espacio-tiempo con canallas de tan baja estofa... Nosotros, que somos del sol, debemos sentir el polvo por culpa de quienes, condenados a reptar, jamás hubiesen debido aprender a caminar...

    ResponderEliminar
  5. Buenos dias Sr. Agullo.
    Para limpiar este dia que empieza con ideas de mentes mas sanas se me ocurren dos citas de otro de nuestros genios, Salvador Dali, quien dijo algo parecido a "...el termometro del exito no es mas que la envidia de los descontentos..." y que "...aquellos que no quieren imitar, no producen.."
    Hoy Bangui ha amanecido, efectivamente, soleado y polvoroso en esta temporada seca.
    Ojala despeje...

    ResponderEliminar
  6. Xavier, veo frecuentemente comentarios de "Brillat Savarit e incluso recomienda la entrada en < http://brillat-savarin.blogspot.com/2010/01/contra-el-decalogo.html>
    Lo he hecho y le he dejado un comentario ayer tarde que no ha recogido y es que imagino que presta muy poca atención a su "blog" como suele ocurrir con la mayoría de los que, como tú mismo, inician una aventura para la que no tienen tiempo de atender como debería ser.
    Bueno, no importa. Es vuestra responsabilidad y si no prospera el sitio solo será por vuestra propia pasividad. Lo mismo ocurre, como sabes muy bien, en el mundo editorial del que llevamos viviendo más de 25 años y no podemos distraernos ni un solo día.
    Hasta pronto, un abrazo.
    Juan Robles

    ResponderEliminar
  7. ¡Caramba! El sistema se ha tragado un comentario dirigido esta mañana a Siggi... En todo caso, sólo intentaba, acaso distorsionadamente, vibrar con la luminosidad que lo envolvía; y, yendo al nitty gritty, decirle que aunque me aburre comentar los pecios que me encuentro en el camino, a menudo los dedos se me escapan al teclado ante determinadas necedades.
    Pero la luz matizada de hoy sigue prometiéndome, allá al fondo, nuevos deseos...

    ResponderEliminar
  8. Y, Juan: entiende que hay quien prefiere moderar los blogs (no es mi caso; sabes de mi eterna admiración por el libertinaje)... Es una opción.
    En cuanto a mí, procuro escribir siempre que el cuerpo me lo pide, de una manera o de otra. Tampoco quiero prosperidad en este medio, sino una forma de canalización de la "nerviosidad".
    Te veo.

    ResponderEliminar
  9. Claro, Xavier, lo entiendo. Pero i comentario a Brillat Savarin era elogioso y le felicitaba por sus comentarios al decálogo del "gran envidioso". No había nada que moderar, solo tiempo para repasar su propio "blog".
    Se que en tu caso permitirías cualquier comentario porque conozco tu carácter libertario, pero no es el caso. Solo le decía felicidades y estoy contigo.
    Su problema es que no se preocupa de su foro y esto para mi no tiene la menor importancia. Ese será su problema y la prueba es que tiene "cero" comentarios.
    Sigue con salud, amigo.
    Juan Robles

    ResponderEliminar
  10. Le Beaujolais Nouveau est arrive!
    Ayer sábado lo celebramos en el Relais des Chasses. He asistido a este evento siempre que he podido, ya que me encantan las mentiras bien elaboradas, y esta es una enorme para celebrar a lo grande (e internacionalmente!) algo que de por si no debería ser demasiado celebrado. Cuando el Beaujolais además se ha pasado tres meses en un contenedor de carga a temperaturas no controladas y ha sido vapuleado durante doce días a por carreteras no asfaltadas a bordo de un camión, lo único que se puede celebrar es que se hayan roto todas las botellas. No fue el caso, y el propietario del restaurante tuvo el descaro para hacer la fiesta mas surrealista si cabe, intentar disimular el brebaje mezclándolo con Granadina.

    Una mesa se fue (que se esperaban?), algunas pusieron cara de póker y otras muchas se apuntaron a nuestra decisión de celebrar Oktoberfest.

    Nuestra mesa estaba compuesta por parejas de La Martinique, Francia, Dinamarca, USA-España y Burundi-Bélgica. Te cuento esto porque me apetece y porque a la llegada de lo que en otro sitio hubiese sido una aburridísima tabla de quesos, pero que aquí nos puso a todos cara de idiota, saque el tema de El Bullí.

    Todos habían oído hablar del restaurante o de Ferran Adria. Ninguno de S. Santamaría (apellido converso según La Vanguardia del Sábado, lo cual vendría a reafirmar esa popular leyenda de una necesidad visceral de vivir en constante apología por aquellos que han renegado de lo que les indicaba su sentido común). Estoy seguro de haber incrementado la lista de espera de El Bullí con ocho personas mas si alguno de nuestros amigos pasa por Barcelona.

    Esta mañana mientras intentaba olvidarme de la tremenda resaca en la cocina preparando churros (me pase al malta demasiado pronto sin acordarme de nuestros amigos Martiniqueses que no van a ningún sitio sin una de sus excelentes botellas de ron), mi compañera que es siempre la mas critica (gracias a eso seguimos sin aburrirnos después de casi 20 años) se ha puesto a buscar referencias en su libro sagrado, The New York Times, con lo cual ya son nueve en la lista de espera.

    97 artículos dedicados a Ferran Adria y uno dedicado a la polémica entre ambos chefs en el 2008.

    Have a nice day,

    Siggi.

    ResponderEliminar
  11. Querido Juan:

    Nunca he moderado ningún comentario, y la no publicación inmediata de los comentarios sólo responde a la cautela necesaria para que mi blog no sea una plataforma de mensajes en absoluto relacionados con lo que escribo.

    En relación a su cometario, me excuso por la tardanza, mas le indico que no ha sido una cuestión de dejadez respecto mi blog (pues lo quiero como a una torrija de Mugaritz) sino que por cuestiones de índole familiar este fin de semana no he podido acceder a internet.

    Por último, agradecerle sus palabras e interés por lo que escribo.

    Atentamente,

    eduard.

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente, lo del Beaujolais es sólo la certificación de que el marketing tiene más vara alta que la calidad intrínseca... Creo que hace ya años que esta "fiesta" no se hace en Barcelona, o acaso es que mi creciente exigencia me ha apartado de tal circuito.
    En cuanto a lo otro, es justamente lo que subyace en tus comentarios -el desconocimeinto de Santamaria y la fama metaculinaria de Ferran- lo que el individuo de Can Fabes no puede soportar. Sabe que no estará en la historia, y esta certidumbre lo ha arrojado a la ciega iniquidad.
    Saludos desde la fría y húmeda Barcelona.

    ResponderEliminar
  13. Per cert, moltes felicitats per la descripció d'en Jordi Vilà que fas a l'arxiu de Madrid Fusión. Sens dubte el millor cuiner de Barcelona, i Alkimia, Dopo i Vivanda dels millors restaurants en les seves categories.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que la postura que ejemplifica ese decálogo tiene que ver con un posicionamiento cultural según el que solo hay un canon por el que medirlo todo. Una postura que no comparto porque creo que si algo tiene la cultura actual es una diversidad tan inmensa que nos obliga a relativizar y que hace inválido cualquier canon con carácter monolítico. Eso es lo que hace que aquella perspectiva aristocrática que definía lo bueno y lo malo, lo culto y lo popular, lo correcto y lo culturalmente equivocado carezca de sentido hoy en día.

    Adoro la caldeirada de pescado y el helado de parmesano al mismo nivel precisamente porque es imposible medirlos por el mismo rasero. Bendita diversidad.

    ResponderEliminar
  15. Bendita, sí... De acuerdo con todo el texto. ¿Por qué "los malos" no son nunca tolerantes?

    ResponderEliminar
  16. Jordi es grande, sí, pero insiste en tener un perfil bajo... En todo caso, el día de mi cumple fui allí...

    ResponderEliminar
  17. Hola Xavier!
    Me gustaría enviarte una nota de prensa sobre un evento en que Montse Estruch va a participar en Brasil.
    A qué mail te lo envío?
    Un abrazo,
    Patu Antunes
    (pantunes@saboresaber.com)

    ResponderEliminar
  18. En referencia a lo que comenta Juan Robles sobre el nuevo bloggero Eduard Ros:
    Eduardo, no has entendido nada, no has entendido que es un blog, no has entendido que es la comunicación 2.0, no has entendido nada.
    Tu pose en la fotografía de tu perfil supongo que tiene que ver con esto, el 2.0 es COMUNICACION BIDIRECCIONAL, no UNIDIRECCIONAL.

    ResponderEliminar
  19. Apreciado Anónimo:

    Gracias por recordame la necesaria y enriquecedora bidireccionalidad de los blogs.

    Tal vez en ocasiones, al principio, pequé de "sabedor", pero un gran artículo hará poca más de un mes me advirtió de tal mal y creo que tal defecto está en proceso de subsanación.

    Te invito a que lo compruebes, pues nada me satisface más que emprender debates con gente con opinión sobre la materia, como recientemente he hecho con Francesc (Mis Restaurante para recordar y olvidar)

    Por último, gracias de nuevo por la advertencia, pues es un estimulo para mejorar.

    Eduard

    Por cierto, la foto se que puede, no bajo mi punto de vista, ser altiva, mas es una foto a la que le tengo especial cariño por la persona que me la hizo y, por ello, es la de mi perfil.

    ResponderEliminar