lunes, 11 de enero de 2010

Muerte trivial

Fue como un juego de niños. Tan fácil como conseguir el "quesito" de geografía en el estúpido "Trivial Pursuit". Miró atrás dentro de su memoria. No se sorprendió por la futilidad de su existencia. Consultó su agenda del día: vacía, a excepción de una cita, tachada pulcramente, con un cliente arrepentido. Se arrojó por la ventana del piso 20 sin ninguna duda razonable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario