domingo, 28 de marzo de 2010

Iglesia católica: una pesadilla de 2000 años

Me relamo los labios, e incluso me cae una babilla (no; no es el gin tonic, que lo he dejado) al ver a esos curas hijos de puta –atención: dispongo de todo un arsenal de adjetivos más cultos para determinar a esta caterva, pero éste es el que, a pesar de su ordinariez, me parece el más ajustado- mordiendo el polvo que nunca debió de dejar de ser su alimento. Paidófilos sin piedad, censores desalmados, asesinos en serie (el primero, el llamado papa, que con su prohibición del condón ha provocado una masacre entre los pobres cristianos ignorantes del Tercer Mundo que ni hubieran soñado Bundy, Gein o Manson), manipuladores compulsivos, mentirosos sin remisión, crueles, anacrónicos con vileza…
¿Habéis visto sus caretos en la tele últimamente? A mí me asusta especialmente la catadura perversa y el ceño de mala leche permanente de este individuo con nombre de actor porno –Rouco Varela-, y me acongoja ver como los fieles se lo tragan todo sin pestañear. Incomprensible y desolador su discurso recurrente: “nosotros creemos en la divinidad, no en la iglesia regida por hombres”, dicen ufanos, y sin embargo olvidan que en esa religión suya esos hombres son “infalibles” y la propia esencia del dios en la tierra. Yo les aconsejaría, ya que están dispuestos a creer en todo tipo de patrañas trinitarias, falacias virginales o cretinismos milagreros, que se apuntasen al Islam, credo que, con la misma sarta de fantasías imposibles como base, no impone al menos la obligación de obedecer a “hombres”, dejando al propio individuo en libertad de interpretar al dios.
La cosa no ha hecho más que empezar. Italia, Alemania, Irlanda, USA… El mismo Vaticano. ¿Para cuándo España? Yo, recordando el fétido aliento del sacerdote de mi cole, que me hacía confesar mis pajas hasta el día en que decidí darle un muerdo a la hostia a ver qué pasaba (y no pasó nada), empiezo a intuir el final de una pesadilla que ya viene durando 2000 años, y bajo cuyos colores unos tipejos repugnantes se han dedicado a saciar sus sucios apetitos mientras jodían sin miramientos a todos los demás.
Ha llegado el momento de desenmascararlos a todos. De señalarlos con el dedo sin temor. De echarlos al mar.
Mientras, todavía nos quedará la liebre a la royal de El Bulli o el fricandó de Josep Maria Freixa.

4 comentarios:

  1. O, esperemos que en breve, una torrija (que no "torradeta de Santa Tresa") de Mugaritz, que eso sí que es lo verdaderamente divino.

    ResponderEliminar
  2. Cualquier cosa mejor que escuchar la sublimación de la hipocresía que nos llega desde el vaticano...

    ResponderEliminar
  3. CRISTIANISMO: Creencia que afirma que un zombie que era su propio padre (y a la vez hijo de un carpintero y una mujer que nunca había mantenido relaciones sexuales) puede hacerte vivir eternamente si te comes su carne, te bebes su sangre y telepáticamente le dices que lo aceptas como "Maestro" para que El elimine una fuerza maligna que anida en tu alma desde que una mujer sacada de una costilla fue convencida por una serpiente parlante para que comiera el fruto de un árbol mágico también llamado manzana.

    Xavier como se que al final conseguiré convertirte al Pastafarismo y acabaras siendo acogido por los Tallarinescos Apéndices de nuestro Spaghetti Volador (RAmen), me estoy dedicando a traducir los evangelios de MEV al castellano y te enviare un resumen en breve. Mientras me permito enviarte los “Diez Condimentos” que El entrego a Mosley en la cima del monte Salsa y recordarte que los Pastafaris tenemos la única religión que te permite probarla durante 30 días y si no te gusta, te garantizamos que tu antigua religión volverá a acogerte de nuevo.

    Su Carbohidratada Presencia dicto los Diez “preferiría que no….”

    1.
    preferiría que no actuases como un imbécil que se cree mejor que los demás cuando describas mi Tallarinesca Santidad. Si algunos no creen en mí, no pasa nada. En serio, no soy tan vanidoso. Además esto no es acerca de ellos así que no cambies de tema.
    2.
    preferiría que no usases mi existencia como un medio para oprimir, subyugar, castigar, eviscerar, o... ya sabes, ser malo con los demás. Yo no requiero sacrificios y la pureza es para el agua mineral, no para las personas.
    3.
    preferiría que no juzgases a las personas por su aspecto, o cómo visten, o la manera en que hablan, o... mira, solo sé bueno, ¿vale? Ah, y que te entre en la cabeza: mujer = persona, hombre = persona, cocinero = cocinero. Ninguno es mejor que el otro.
    4.
    preferiría que no tuvieras una conducta sexual que te ofenda a ti mismo o a tu compañero/a mentalmente maduro y con edad legal para tomar sus propias decisiones. Respecto a cualquier otro que quiera opinar que le jodan.
    5.
    preferiría que nunca desafiaras/discutieras las ideas fanáticas, fundamentalistas, misóginas y de odio con el estómago vacío. Primero come, luego machaca a esos idiotas.
    6.
    preferiría que no construyeras iglesias, templos, mezquitas, santuarios multimillonarios a mi Tallarinesca Santidad cuando el dinero podría ser mejor gastado en (tú eliges):
    Terminar con la pobreza.
    Curar enfermedades.
    Vivir en paz, amar con pasión y bajar el precio de algunos vinos.

    7.
    preferiría que no fueses por ahí contándole a la gente que te hablo. No eres tan interesante. Madura ya. Te dije que amaras a tu prójimo, ¿no entiendes las indirectas?º
    8.
    preferiría que no le hicieses a los otros lo que te gustaría que te hiciesen a ti si te van las cosas que usan mucho cuero, lubricante, Sitges. Si a la otra persona también le va (conforme a #4), entonces disfrutadlo, sacaos fotos, y por el amor de MEV ¡usad un condón! En serio, es un pedazo de goma. Si Yo hubiera querido que NO disfrutaseis al hacerlo habría añadido pinchos, acido, o algo.
    9 y 10
    Se le perdieron a Mosley al bajar del monte Salsa y como estaba borracho paso de recogerlos.

    Un abrazo, Sigfrid.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bueno, Siggi! ¿Querrás apadrinarme para ingresar en tan fascinante religión? Contraparafreseando al cruel y descerebrado Yahvé, "mientras haya uno sólo como tú, estaremos salvados...".
    Por cierto, ¿recibiste mi mail?
    Besos

    ResponderEliminar