lunes, 9 de agosto de 2010

Bar de ostras La Maison de Languedoc-Roussillon. "Easygoing"

(Publicado en El Mundo)
Dice mucho y bueno de un hombre el saberse sobreponer a las crisis y, de acuerdo al sonsonete últimamente de moda –“una crisis es una oportunidad”-, transformar el “down” en crecimiento personal y profesional. Es el caso de Romain Fornell. “La mancha de un amor otro nueva la quita”. Y así, tal como se cerró por obras perentorias hace dos años el famoso y estrellado Caelis del hotel Palace barcelonés (próximamente en esta sala), Fornell se aplicó la máxima y renovó La Maison de Languedoc-Roussillon como bistrot francocontemporáneo, abrió en París Le Comptoir del Mar y ahora, justo reinaugurando el Caelis, da otra vuelta de tuerca a La Maison con un bar de ostras y tapas en la entrada del mismo.
Romain, un crack de la cocina (chef más joven en conseguir una Michelin en Francia), se ha lanzado con este pequeño local, organizado a lo largo de una barra sólidamente atendida por Alain Jeudy, a la cultura de las ostras en sinergia con otras especialidades francesas y algunos “must” españoles. Con interesantes vinos del sur francés y champagne a copas, la carta del local, explicitada en una gran pizarra, nos tienta con tres variedades de ostras (jugadas en función de las temporadas), atlánticas y mediterráneas, que se sirven a la francesa, con vinagreta de chalota y mantequilla Echiré. Buen comienzo, a fe, para luego dejarse ir con los boquerones (enteros pero desespinados) al vinagre, las cañaíllas, los caracoles bourguignone, las bravas, las gambas, el divertido tartare de buey cortado a cuchillo, el micuit o…

No fumador
Cocina: bien
Bodega: bien
Decoración: bien

Puntuación: 13

Pau Claris, 77
Barcelona
Tel. 93 301 04 98
Precio medio: 25 €
Cierra domingo y lunes
Tarjetas: todas

No hay comentarios:

Publicar un comentario